#06 // Johann Wald

¿Quién no conoce a Johann Wald?

Durante años fue el rostro más atractivo y reconocible de MTV España, su pelo afro y su estilazo marcaron toda una época y son innumerables los suspiros que las teenagers lanzaban a su paso. Actor, presentador, maestro de ceremonias y showman Johann ha madurado y, cual ave fénix, ha renacido de sus cenizas.

Dejó Madrid, la ciudad donde pasó su adolescencia, para instalarse en Barcelona, y es aquí donde se ha reinventado como persona y profesional. Ha dejado atrás los platós de TV (aunque aún lo podemos ver en algún sarao que otro) para dedicarse en cuerpo y alma a la cocina, su gran pasión secreta durante todo este tiempo. Su inquietud y sus ansias por aprender le han llevado hasta los fogones de Picnic y a empezar un nuevo proyecto de difusión de cultura gastronómica como editor jefe en Plateselector.

Con su habitual simpatía y verborrea nos dedicó una tarde a  hablarnos de sus viejos y nuevos proyectos. Una tarde dulce de otoño gracias de nuevo a los tés de Sans&Sans y los dulces de Mandarosso Pastis.

All Projects, Pictures & Copy; Studiostore 2016.
Reproduction, use or distribution is not allowed, except when it has been expressly approved by the company.

Té: Alhambra  by Sans & Sans

Pasteles: Mandarosso Pastis

Mugs: Studiostore

Manteles: La Corallina

Mesa, bancos: Úsame

Camisa Lafede: Paraíso by Krizia Robustella & David Méndez

Entrevista © Lafede

Fotos © Cecilia Díaz Betz

Producción – Deborah Camañes

 

Share on:

 

Lafede- Johann Wald es muy conocido, pero a ti, ¿Cómo te gustaría que te conocieran?, ¿cómo te presentarías?

Johann- Es raro porque acostumbrado a estar en medios de comunicación estando en el ojo público tienen una idea de lo que soy y de lo que hago. A mí me resulta más interesante conocer lo que haces tú que lo que hace alguien público. Cuando me preguntan siempre digo todo lo bueno, pero no es del todo sincero. Pero claro, tampoco voy a contarlo todo, cada uno tiene sus secretos.

Lafede- Yo sinceramente sigo muy poco la TV, tengo otro mundo visual así que parto de cero, me puedes contar lo que quieras de ti.

Johann- Pues soy alguien al que le gusta mirar las cosas, me gusta la belleza y encontrar la belleza en todas partes. Hay gente que huye de la belleza, que le gusta el feísmo. Yo soy muy positivo, me gusta ver el lado de las cosas. Tuve una infancia muy feliz, mi madre me quería mucho, he tenido mucha suerte. Me siento muy afortunado, a veces me siento un poco mal, sobre todo cuando ves que a otros no les va también. Mi madre, que es muy mística, me dice que el Karma siempre vuelve. Tengo ausencia de maldad, y a veces se han aprovechado un poco de mi por eso. Huyo de la confrontación, prefiero hacerme el tonto y al final el tiempo te da la razón. No vale la pena hacer dramas.

Lafede- Qué signo eres?

Johann- Soy Escorpio. Pero no le doy mucha pelota a esas cosas.

Lafede- Pero has estado pasando por diversas actividades últimamente, y justamente Escorpio es el signo de la mutación. Ahora la mutación es una actividad bastante común, visto los tiempos que corren.

Johann- La reinvención sienta bien a todo el mundo. Tengo amigos que han cambiado su trayectoria y a nadie le ha ido mal. Me identifico mucho con  personas, ya mayores, con muchas arrugas de haber sonreído mucho, que han hecho mil oficios en la vida. Yo no fui a la universidad, no tengo un oficio, me puse a estudiar arte dramático al salir del insti, cuando te crees que lo sabes todo, pero a raíz de eso he ido surfeando la ola que me viniera. Yo siempre he tenido una cosa muy a lo Zelig, me adapto a las circunstancias.

Lafede- Podríamos decir, que una buena forma de mutar es adaptarte a tu entorno. Y hablando de adaptarse, ahora que nos tenemos que adaptar de nuevo al invierno, ¿qué has hecho este verano?

Johann- Este verano he estado haciendo un stageen un restaurante de 2 estrellas Michelin, haciendo de aprendiz de cocinero, en Marbella, en frente del mar, aprendiendo cómo funciona un restaurante desde dentro, y fue una de las mejores experiencias que he tenido y no me ha importado sacrificar mis vacaciones. Mi novia me odia un poco por ello (risas). Pero claro, cuando te reinventas es difícil porque requiere sacrificios. Si por mi fuera ahora estaría en Francia trabajando en un restaurante, pero tienes que equilibrar.

Lafede- Eres también un amante del verano, ¿qué nos recomendarías para las próximas vacaciones?.

Johann- Pues os recomendaría Carrapateira en Portugal. Las últimas vacaciones siempre las he pasado en el hemisferio sur y claro, allí es invierno. Fuimos a Ecuador a un pueblecito surfero.  Yo surfeo pero mi novia no, y para los que no surfean entiendo que puede ser bastante aburrido. Encima no paraba de llover. Pero investigué y descubrí al norte de Perú otro pueblecito pesquero, precioso, y no era solo la playa. La comida era riquísima, porque en Perú el marisco y la pesca es excelente y la fruta, aunque fea, es una explosión de sabor. Máncora, se llamaba. Tiene casas tipo Miami Vice, piscinas, preciosas. Fue un idilio.

Lafede-  Y entonces, ¿qué nos recomiendas para el invierno?

Johann- Pues realmente las ciudades europeas son más bonitas de invierno, son más grises. Un sitio que me gustó mucho es el Hostal Empuries en la Costa Brava. También puedes ir en verano. Es un sitio de una precioso a nivel arquitectónico, sostenible, donde sirven todo de Km 0. La costa brava es que es un sitio idílico.

Lafede- Y si nos quedamos en casa, ¿nos recomiendas alguna peli, disco, etc?

Johann- Libro, me ha gustado mucho el de David Chang que es un libro de cocina, pero muy divertido, donde todas las recetas, son fáciles de imitar, casi speed food, comida asiática, desenfadada, que en NY esta muy de moda.

Lafede- Una sección clave en La Hora del Té es cuando empezamos a hablar de la belleza, cuando lo bello nos suscita una emoción, que suele ser positiva, te crea un impulso que te hace creer que siempre hay algo mejor. No siempre tiene que ver con la belleza de las personas, no?

Johann- Cuando tu creas un interior o un producto tiene que haber belleza pero también tiene que haber funcionalidad. Pero en las personas no es tan así.  Más allá de la belleza física, creo que una persona es más bella cuando más se conoce así misma, cuando menos se disfrazan o pretenden ser algo que no son. Cuando trabajaba en TV era más como una marioneta, tenía que reflejar unos valores, una imagen. Y con el tiempo me he dado cuenta de cuanto más simple mantengo las cosas más cómodo estoy yo.

Lafede- Yo, ahora que me he hecho la Pacific Coast en coche, vengo con una actitud muy californiana de la vida.

Johann- Es que California no está en este planeta.

Lafede- Como arquitecta creo que el entorno lo es todo, y es importante vivir en lugares que tengan un cierto tipo de belleza o de caracter. Como Barcelona, que permite también crear ese ambiente de isla. Por ello mucha gente la ama y quiere quedarse.

Johann- Es verdad que Barcelona y San Francisco, o Los Ángeles tienen puntos en común. Pero en L.A me da la sensación de que todo es muy bonito de cara a la galería pero por dentro esta podrido.

Lafede- Es que mi sensación de Los Angeles es que ya no se si el cine imita a la realidad o la realidad imita al cine, pero es un lugar muy especial.  California es un buen lugar para empezar un nuevo proyecto, ahora que por aquí las cosas van tan mal.

Johann- ¿Sabes lo que me da rabia?. Que hemos llegado a un punto de ultraje tras ultraje que te acaban desmoralizando y no haces nada. ¿Nos quedamos quietos a ver si la cosa acaba tan mal que tengamos que reconstruirnos?

Lafede- Yo tengo la teoría de que si te quedas quieto te quedas atrás. Esto no se para. Hay que buscar vías alternativas. Antes de Studiostore, estuve en Amsterdam, en Londres, hice toda una selección para G-Star pero me pedían exclusividad. A mí siempre me ha gustado colaborar en diversos campos, y al final opté por otro proyecto de vida. Y decidí invertir en Barcelona. ¿Tú como vives Barcelona?

Johann- Yo estoy encantado en Barcelona, estoy triste con Madrid, porque allí me he criado, he dado mis primeros pasos de la adolescencia a la edad adulta, me he formado allí. Y allí intentan hacer cosas, pero claro, con el IVA, etc, no se pueden hacer cosas. Tienes que pedir préstamos para luego endeudarte. Aquí tienes que arriesgarte mucho, y claro, luego ves que en Holanda o en Francia los jóvenes emprendedores pagan según lo que ingresan.

Pero estoy muy bien en Barcelona. Paso mucho tiempo en mi casa. Tengo mi cocina, mis cosas y ahora que estoy en pareja me aburro más saliendo por ahí. Me aburro en las discotecas, los conciertos me parecen todos iguales. Mis mejores momentos son en casa cocinando. He salido tanto, que ahora es lo que me apetece.

Lafede- Pasas muchas horas en casa, entonces supongo que tu lugar favorito de la casa sería la cocina, no? , ¿ de una tienda o lugar público?

Johann- Los mercados me gustan mucho. Voy mucho a Santa Catarina, y a la Boquería cuando no está muy lleno de turistas. Ahora estoy en ese momento en el que todo es cocina. Me gusta mucho también la tienda de conservas de La Ribera, aquí en Plaza Comercial. En Madrid me gustaba mucho ir los domingos al Prado. Eso lo echo un poco de menos aquí.

Lafede- A los amigos que venís a La Hora del Té, siempre pedimos un poco de feedback de Studiostore, y más a ti,  que has visto tantas cosas. ¿Qué crees que lo que más destaca, o qué le falta, o qué podíamos añadir?

Johan- El espacio es acojonante. Cuando entras desprende muy buena energía. Tenéis objetos que seducen mucho, a mí me encantan las futas tunecinas, por ejemplo. Teneis muy buena selección. Realmente, quitando a Colette, los concept store son complicados. La idea es “venid que hay cosas chulas” pero si por ejemplo, quiero ir a comprar discos no iré a una concept store que vendan unos pocos discos, iré a una tienda de discos. Siempre he pensado que funcionan más para chicas que para chicos. No quiero que suene machista, pero los consumidores masculinos somos más prácticos.

Lafede- El 70% de los compradores son mujeres en general.

Johann- ¿Por qué crees que es eso?

Lafede- Creo que las mujeres tenemos una actitud ante la vida muy diferente, la relación con el tiempo, con las tareas y las necesidades…

Johann- Y por qué crees que las mujeres compran más cosas que no necesitan?

Lafede- Sería una forma de cultivar su propia estética, su belleza personal. Decorarse, enriquecerse.

Johann- Cuando compras algo te sientes bien, te da felicidad.

Lafede- Claro, es a lo que me refiero, cuando compras algo nuevo enriqueces la imagen que tienes de ti y enriquecer esta imagen te proyecta la posibilidad que tu estés mejor.

Johann- ¿Y qué sientes necesario proyectar?

Lafede- El hombre tiene esta necesidad, esta inercia hacia adelante. Es un tipo de motor. La búsqueda de ese tipo de sensaciones, de sentirnos mejores y sentirnos más bellos, aunque cada uno tenga maneras diferentes de entender la belleza. Es el significado de la búsqueda de la estética, creer que hay algo mejor que nos ayuda a seguir adelante. Que yo lo relaciono mucho con la arquitectura, porque en sus orígenes tiene que ver con la necesidad de crear un ambiente donde el hombre pueda encontrarse a salvo y bien, donde pueda desarrollarse.
Y para acabar las preguntas en relación a Studiostore, ¿qué harías si te lo dejáramos por un día?

Johann- A mí siempre me gusta juntar a mucha gente. Soy muy predecible. Siempre que veo un espacio que me gusta pienso en juntar a todos mis amigos y gente conocida y hacer algo. Sueño con viajar con un séquito de amigos por todas partes. Me gustaría ser millonario para pagar a todos mis colegas para ir por el mundo. Es de lo que más disfruto.

Lafede- Es que estando solo no creas interacción. Todo ha cambiado, desde las relaciones de pareja a la familia. Todo es más flexible, y hay que buscar la autenticidad. Mi estrategia es buscar estrategias actuales. Creo en la flexibilidad y en la optimización.  Por ejemplo en mis trabajos de diseño de interiores gasto menos porque pienso más.

Johann- Yo me quedaría con esta recomendación práctica. Creo que el futuro de los países en crisis es encontrar modelos de negocio asequibles, pero no por ello que sean de mala calidad. No se necesitan tantas cosas. La gente sigue teniendo necesidades, creo que el gran error que comete gente que abre nuevos espacios es que muchas veces no se dejan aconsejar, creen que pueden hacerlo todo por ellos mismos. Hay que compartir más.

¡Nos vemos en la próxima entrega!